Somos lo que pensamos

Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos hacen de ella

Testimonios Personas.

Cuando tomé el taller de Maestría Reiki con Beatriz ya había cursado, años antes, Reiki nivel I - II y también, meses antes, había recibido mi diploma de Maestría en Reiki otorgado por otros maestros en otra academia. Aquella vez en una sola jornada recibí instrucción técnica de todo lo que supuestamente debía saber un Maestro, que en este nivel, además, ya podía iniciar a sus propios alumnos de Reiki. Conocí los símbolos de la Maestría y recibí la alineación energética para vibrar de acuerdo a este nuevo nivel. Al finalizar la jornada recibí mi diploma de “Maestría Personal de Reiki” diciendo públicamente las siguientes palabras: “Watashi Wa Sensei Reiki ka” (Yo soy un Maestro de Reiki).
Pues bien, con diploma en mano que acreditaba que ya era una Maestra llegué a mi casa sin sentirme así en lo absoluto. Conocía nuevos símbolos, había sido alineada energéticamente, pero sentía que algo más faltaba. No estaba segura si lo que me hacía falta era práctica para ajustarme al nuevo nivel así como lo hice mientras atendía a mis pacientes en los dos niveles anteriores, o tal vez si necesitaba tiempo para incorporar los nuevos conocimientos, etc., por mucho rato no tenía muy claro cómo “debía” sentir un Maestro y en el fondo no tenía ni idea de lo que significaba SER un Maestro. Desde donde estaba parada en ese momento, sabía que la Maestría era el paso siguiente en mi camino de reikista, porque era “lo que se esperaba”.

Tomé el taller de Beatriz porque al leer la malla de los temas a abordar durante el curso me pareció que al menos iba a recibir mucha más información de la que ya manejaba y en un lapso de tiempo que me permitiera ir incorporándolos paulatinamente. Lo que no sabía era lo que iba a suceder durante los seis meses de duración del taller. Mis expectativas acerca de los nuevos conocimientos a recibir se cumplieron, pero me di cuenta desde el inicio que el traspaso de información, que si viene cierto es importante y fundamental en un “curso”, no sería finalmente MI APRENDIZAJE. Había iniciado el taller de Maestría Personal de Reiki para descubrir algo mucho más valioso.

Fueron meses de mucha intensidad en todos los ámbitos, desde mis procesos personales hasta mi entorno. Fue un tiempo de permanecer parada frente a un espejo observándome, reconociéndome. Seis meses en los que logré entender que un Maestro no puede generarse desde afuera, que el primer y más importante paso es darse cuenta de uno mismo. De que no puedo pretender enseñar algo que no he vivido ni resuelto en mi propia vida. Que un Maestro no es alguien que “busca” enseñar a otros, que uno no es más que un Maestro de sí mismo y nada más. Que nadie aprende realmente solo por conceptos e información, que la enseñanza más valiosa es la que se incorpora mediante la experiencia. Finalmente un Maestro no es más que quien se encuentra a sí mismo, se acepta a sí mismo, hace las paces consigo mismo y decide hacerse cargo de quién es y de lo que desea vivir a partir de sí.

Antes de cursar el último módulo del taller, alguien me preguntó: te sientes una Maestra? - esta vez sí estaba lista para responder - “Sí, me siento lista para hacerme cargo de mi”.

Ahora sí ya soy una MAESTRA DE REIKI…

Pamela Armijo Maestra de Reiki 2014

Muchas veces vemos a personas que viven llenos de problemas, a diferencia de otras que tienen "una estrella que brilla" y todo les resulta exitoso en la vida.

Beatriz en el Taller de Co-Creación nos enseña por qué se producen estas situaciones y cuáles son los fundamentos para vivir en bienestar, paz y felicidad.

Cuál es la clave o la magia para vivir cómo deseamos? Beatriz nos enseña lo importante que es nuestra vibración, nuestro estado emocional en el momento de pedir lo que anhelamos para ser felices. Entendimos que las carencias en nuestra vida se deben a que no vibramos en amor, en otras palabras por falta de amor.
En el Taller se aprende cómo debemos manejar nuestras emociones para que los cambios en nuestra vida futura ocurran.

Siento que la pasión y claridad con que Beatriz entrega estas enseñanzas acompañadas de numerosos ejemplos prácticos de nuestra vida diaria, me significó un importante cambio de actitud para enfrentar mis desafíos a futuro tanto en lo emocional, espiritual y material.

Nuestra vida puede ser muy diferente si aprendemos a usar las herramientas que se nos entregan en este Taller. Estas herramientas nos harán alcanzar nuestro bienestar en lo laboral y familiar, lo que nos guiará a vivir en paz y felicidad.

María Isabel Escobar T. Químico Farmacéutico. | Terapeuta de Reiki I y II / Biomagnetismo Médico.

El curso de maestría en reiki aportó en mi vida un inicio,una forma de vida un estar consiente de mi responsabilidad en todo lo q vivo, desde ahora me siento acompañada de mis guías espirituales y además he reforzado mi intuición y mi capacidad sanadora , principalmente en mi y para otros.
Bea nos acompaña en este camino con una guía dinámica y generosa como un verdadero maestro, ese que rescata tu propia divinidad. 

Lorena Carreño Maestra de Reiki 2015

La formación en reiki para mi fue una gran oportunidad de crecimiento que me permitió comprender muchas cosas de mi vida: experiencias que tengo en lo cotidiano y en lo espiritual.
He tenido un cambio gigante en solo 6 meses y veo con claridad que hacer para lograr mi firme propósito de ser feliz.
Se que puedo entregar amor a los demás de una manera alternativa a las palabras o un cariño.
Me siento tremendamente agradecida de mi profesora Beatriz y del lindo grupo con el que compartí.

Daniela Hermosilla Sicóloga / Maestría Reiki 2015