Thumbnail

Puedes ser, hacer o tener todo lo que puedas imaginar.... y así partía mi viaje

Puedes lograrlo todo, tenerlo todo y hacerlo todo. Realmente es cierto, y descubrir eso fue lo que llevó a mi vida a un punto que nunca antes soñé. Aparentemente no es nada tan extraordinario, pero me acuerdo cuando tenía que correr a la oficina mientras los niños estaban de vacaciones y soñaba con tener esos días libres para estar y compartir con ellos.
Era tan simple, pero tan importante y tan imposible a la vez. Tenía como la mayoría que cumplir horarios, asentir al jefe, pedir permiso para faltar si estaba enferma, poner cara de ruego si el que estaba enfermo era alguno de los niños, correr entre la culpa y el sacrificio como forma de vida, sufriendo por no poder estar nunca en el lugar donde quería estar en lugar de estar en el que debía estar.

Y no se mal interprete, porque me encanta trabajar y verdaderamente lo disfruto. Especialmente cuando hago lo que me hace feliz. Peor la vida es mucho más que trabajar, también es tener tiempo libre, tiempo con los amigos, la familia, los hijos y llegar a conciliar todo eso no puede ser una tortura.
Escribo todo esto ahora desde mi escritorio, donde entra la luz del sol invernal, con la vista de Santiago completo(y su smog) a pocas horas de haberme levantado porque los niños están de vacaciones y podemos dormir hasta tarde. Escribo esto con la sensación de quien ha creído en un sueño y finalmente ha llegado a vivirlo y toma conciencia de ello. Lo escribo, porque sé que todos los años pasados, con todo lo que viví y todo lo que aprendí me llevaron a estar aquí en este preciso instante y no fue el azar, no fue suerte ni una herencia perdida… fui yo, que un día en medio de la desesperación leyó en un libro que era posible ser, hacer o tener todo lo que desearíamos y lo creí.
Creerlo es la clave para comenzar a vivir algo distinto, creer que es posible es el primer acto, a través del cual abres una puerta que no tiene vuelta atrás, pero que te llevará a vivir experiencias fascinantes. Aprender a co crear no es más que mi forma de vida, y lo que me ha llevado a vivir mucho más de lo que nunca soñé, porque antes creía que la vida era dura, carente y llena de sacrificio.

Sin duda, al igual que para mí en ese entonces, pareciera que era demasiado bueno para ser cierto. Yo di un salto de fe, al final nada tenía que perder pues peor de lo que ya estaba era muy difícil. Han pasado más de diez años desde que legó ese libro a mis manos, y realmente cada día valió la pena. Les invito a comenzar a crear su realidad, paso a paso (o pasito a pasito) jugando, conociendo algunas de las herramientas que están disponibles en internet, en libros, en charlas… hoy hay mucho. Abre la puerta y asómbrate con lo que puedes encontrar.