Thumbnail

La importancia del silencio en tu vida

He retomado estos instantes como una práctica diaria. Descubrí que cuando no lo hago me pierdo, y puedo estar perdida semanas, incluso meses (algunos lo están hace años o toda la vida).
Hace algunas semanas me di cuenta de que con tanto hacer, correr, responder dar, y generar... ya era una sombra de lo que antes había sido. Y es que el año pasado fue el año del mono, y me subí a una locura de actividades que se sucedían una tras otra sin dar tiempo para respirar en medio. Fue un buen año en muchos aspectos, pero en alguna parte me perdí de mi misma.
Los síntomas no se vieron hasta mucho después, porque cuando estamos desconectados la verdad es que no lo notamos y comenzamos a sostenernos desde el ego y no desde la fuente.
Fue recién gracias a un Mercurio retrógrado que lo pude ver porque me desencaja y me golpea como nunca antes, dejando en evidencia que ya no me quedaban fuerzas, y sobre todo que todo el sentido que me movía era solo una imagen deslavada de lo que había sido.
Siempre he creído que aunque siempre buscamos la infinita abundancia y plenitud en la vida, cuando realmente la tenemos es cuando es más peligroso perderse. Si estamos en alguna carencia, la búsqueda que nace de esa carencia nos guía a estar mas alertas, más presentes de lo que estamos cuando todo marcha bien.

Este es una recordatorio para mí y para ti. El estar presente no es solo saber dónde estoy, si no porqué estoy, qué sentido me guía y me moviliza. El ejercicio diario es tener ese momento sagrado contigo mismo(a) donde preguntarte por qué, para qué y saber cómo te sientes al respecto. El desafío es tener una pausa y recordar que no es con el ejercicio si no con la pausa que se obtienen los beneficios de cada movimiento....

Les deseo una maravillosa pausa, un silencio reponedor en medio de tanta bulla.
Que tengan una buena semana.
Beatriz Cueto
Www.cocreandomimundo.cl